jueves, 28 de abril de 2011

Caminando por el patio

Os decía en la entrada anterior que ella nunca ha sido muy deportista y menos ahora. Bueno, pues si antes lo cuento, antes me deja por mentirosa.

Precisamente por la tarde recibió la visita de su cuñada. Y cuando la vio entrar le dijo que la acompañara a dar un paseo aunque fuese por el patio. Nos sorprendió a todos, también a la visitante, pero lo hizo. Salió agarrada a la mujer de su hermano y estuvo caminando unos 20 minutos.

Es la primera vez que lo pide por ella misma. Siempre somos los demás quienes la animamos a moverse, especialmente ahora que está más parada y ya no le apetece hacer nada. Es más, últimamente siempre que la vemos aburrida y le ofrecemos hacer algo su respuesta es: ‘No, ahora no. Pero yo lo hago mañana.’ Pero claro mañana no se acuerda y si se lo dices te vuelve a contestar lo mismo.

Empieza ella a sentir que necesita ejercicio físico o esto ha sido sólo una vez y no volverá a pasar? Le pedimos más de lo que puede con la excusa de estimularla o realmente le viene bien estar ocupada? Son interrogantes que nos planteamos pero para los que aún no se tienen respuestas. Sin embargo, a quienes tenéis enfermos me gustaría preguntaros si a ellos les ocurre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada