domingo, 3 de abril de 2011

Cocinando, arreglando o empeorando?

Una de sus tareas diarias era cocinar pero hace algún tiempo que ya no lo hace porque se le olvidaron las recetas e incluso donde estaban las cosas que necesitaba para ello. Al principio, lo intentaba y lo intentaba pero hubo un momento en el que se dio por vencida.

Ahora sólo intenta cocinar cuando ve que alguien que ella no recuerda que cocine lo esta haciendo. Por ejemplo, sus nietos. Para ellas siguen siendo niños que no pueden encender el fuego o cortar el pan porque no saben o es peligroso. Sin embargo, ya todos superan los veinte y, como todos los jóvenes, son capaces de hacer de todo.

Hace unas semanas que su primogénito hacía arroz. Ella no confiaba en él así que decidió participar y, cada vez que él se movía, ella intentaba meter mano en la paella. Según la enferma, lo ‘arreglaba’ porque él no tenía ni idea pero lo cierto es que el nieto tuvo que tirar el sofrito tres veces porque ella añadía ingredientes que lo hacían incomestible.

Su memoria no le permite darse cuenta de lo que realmente sucede y ella todo lo hace por el bien de los demás porque los quiere cuidar (que es lo que ha hecho toda su vida). Por lo que hay que tener una paciencia infinita aunque a veces desespera. Sobre todo cuando te estropea el almuerzo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada