miércoles, 20 de abril de 2011

Cosmética extraordinaria

Tras la ducha, viene el momento de arreglarse. Los días diarios, en los que no tiene nada especial, sus cuidados y coqueterías son simples: un poco de crema hidratante en las piernas y los brazos, crema antienvejecimiento en la cara, un par de pendientes, una cruz que lleva siempre al cuello pero se la quita para la ducha y sus gafas.

La cosa se complica los días festivos o que tiene algún acontecimiento. Como ya os he adelantado ella es bastante presumida. Así que intentamos que lo siga siendo.

El día antes intentamos arreglarle las uñas y el pelo. Siempre dice que no, que ella es vieja para eso, pero luego le gusta dejárselas largas, que se las corten de forma apuntada, limárselas y que se las pinten de un color suave que casi ni se note. También le gusta ir a la peluquería y que la tiñan (si lo necesita) y la peinen.

Antes del momento en cuestión, le gusta ducharse y a sus cuidados diarios le suma un poco de lápiz marrón en las cejas (que como tiene canas se le ven poco), un barra de labios marrón claro y unas gotas de perfume.

Por supuesto, como ya os adelanté, la ropa también es importante para ella y siempre le gusta ir conjuntada. Además, sigue teniendo claro sus colores favoritos para vestir: alegres y en tonos azules.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada