viernes, 15 de abril de 2011

La meteorología se refleja en su vida diaria

Los cambios del tiempo meteorológico también le afectan a los enfermos del Alzheimer. Ella en concreto es bastante sensible en este aspecto.

Ahora, en primavera, que hay más días soleados y las tardes son más largas suele estar más contenta y alegre. Sin embargo, cuando está lloviendo o refresca se pone más preocupada y triste.

Además, con el buen tiempo le apetece salir y hacer cosas. Mientras que los días grises sólo quiere estar sentada al calor del hogar.

Pero no sólo le influye en el ánimo sino que también cambia su carácter y su actividad. Con el buen tiempo, está más activa y predispuesta a colaborar en todo. Además, no es tan remolona para ducharse, vestirse o comer. No hay que insistir tanto! Aunque su cuidadora ya tiene sus trucos y sabe qué hacer.

Por el contrario, los días lluviosos está más perezosa y apagada. Se aburre pero no quiere hacer nada. Incluso hay que insistirle mucho más para hacer sus cosas diarias como tomarse la medicina o vestirse. También para ir a dormir.

A esto hay que sumarle las repeticiones y sus razonamientos incoherentes, que en días lluviosos, ventosos y/o grises se suelen multiplicar. Así que por lo normal vuelve más locos de lo normal a quienes la acompañan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada