viernes, 22 de abril de 2011

Puente de Semana Santa

Estamos de vacaciones de Semana Santa, así que pasará unos días fuera. Antes cada vez que salía de casa estaba muy preocupada por su maleta y qué llevaba o qué no. Incluso cuando sus familiares le asegurábamos una y otra vez que todo estaba listo y tendría lo que necesitara.

Además, cuando se le planteaba la idea de viajar siempre su ‘NO’ era rotundo. Nunca quería ir a ningún sitio. Ni siquiera a pasar unas horas. Así que, cuando era para dormir, todo se le hacía muy duro y se ponía nerviosa.

Ahora le gusta más salir aunque se cansa también más. Y cuando se le dice que se va de vacaciones no se pone tan triste y/o negativa como antes. Se toma la idea mucho más relajada e, incluso, a veces, con ilusión.

Tampoco se preocupa mucho por la maleta. Pero en el último minuto empieza a preguntar si lleva pijama o zapatillas o las medicinas… Nos resulta sorprendente como justo antes de dejar su casa se acuerda absolutamente de todo lo que necesita en el día a día cuando nunca se acuerda de tomarse una pastilla.

Lo que ya no recuerda es qué vacaciones son o si necesita algo especial dependiendo de a donde vaya; como el bañador, si va a la playa, o el paraguas, si esta lloviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada