jueves, 7 de abril de 2011

Su despertador interno

Normalmente duerme bien aunque hemos pasado por épocas peores (ya os contaré). Sin embargo, la hora de levantarse sigue siendo un poco confusa para ella.

Antes, hubo una temporada, en la que se despertaba muy temprano. En seguida que escuchaba a alguien se levantaba fuese la hora que fuese. Y claro, eso la hacía tener mucho sueño durante todo el día y se le hacía la mañana muy larga y aburrida.

Entonces, todos los que viven con ella y madrugaban salían en completo silencio y sin encender ninguna luz para que ella no se despertara. Pero era complicado y algunos días imposible. Siempre intentábamos hablar con ella para que volviera a la cama pero casi nunca lo conseguíamos.

Sin embargo, ahora no tiene prisa por levantarse. Es más, los fines de semana cuando uno de sus nietos pequeños esta en la casa y duerme casi toda la mañana ella lo copia. Se suele despertar sobre la misma hora de diario e ir al baño pero cuando ve que el joven sigue durmiendo ella vuelve a la cama.

Por lo que, ahora es al revés. Su cuidadora tiene que estar pendiente para cuando vaya al aseo decirle que no se vuelva a la cama que es hora de desayunar.

Especialmente cuando tiene alguna actividad pendiente. Porque, eso sí, como quiere hacerlo todo ella sola (aunque la ayudamos) pues necesita mucho tiempo desde que se levanta hasta que esta preparada para dejar la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada