martes, 26 de abril de 2011

Vuelta a la rutina

Tras las vacaciones, la vuelta a la rutina se hace dura. Durante los días de Semana Santa ha estado rodeada de familiares y amigos. Aunque el tiempo estaba malo, todos entraban y salían y la mesa, a la hora de las comidas, estaba completa.

Esa situación de la casa llena de gente y los aires de fiesta hacen que el tiempo pase más rápido y ella esté más entretenida. Ella no hace nada más que estar sentada como los días normales pero el ambiente que se respira es muy diferente.

El lunes todos han vuelto al trabajo y ella a estar sola con su cuidadora. Ese silencio la aburre y la cansa por lo que se ha pasado el día durmiendo. Se levantó tarde, durmió siesta y se fue a dormir temprano. Además, el tiempo que ha estado levantada no decía ni hacía nada más que suspirar pero si le ofrecías hacer alguna actividad se negaba porque decía que no le apetece.

No es posible que todos vuelvan a tener vacaciones, no es posible tener la casa llena a diario, no es posible que todos la rodeen 24 horas al día, no es posible que la mesa este completa todos los días… Cómo podemos hacer para que se sienta igual de bien? Qué actividad podemos inventar si cada una que se le ofrece no le apetece? Por qué es sólo feliz cuando todos están en casa? Es eso un síntoma de los enfermos de Alzheimer o es algo que sólo le pasa a ella por su carácter?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada