jueves, 19 de mayo de 2011

Paciencia, PACIENCIA, con el paciente

Todos los días son difíciles para los cuidadores de los enfermos de Alzheimer pero hay días que son imposibles, insoportables, estresantes… Hoy ella ha tenido uno de éstos. Todos sabemos que ella no tiene la culpa. Todos sabemos que ella no se da cuenta. Pero es muy complicado calmarte tu mismo mientras otra persona sigue poniéndote nervioso.

A lo largo del hoy ha tenido varias cantinelas pero, sin duda, la que ha podido con la paciencia de su cuidadora ha sido ‘Voy a hacerle una tortillita a mi marido porque no hay nada de comer’. Entonces se levanta y se va a la cocina donde empieza a buscar todo lo que necesita para hacer la tortilla pero no encuentra nada.

Al principio, con mucha paciencia, su cuidadora le explica que su marido murió hace tiempo y que quien tiene que venir es su hijo, que hay mucha comida hecha y que no necesita hacer ninguna tortilla. Pero la historia se repite una y otra vez, ella no se acuerda de la respuesta pero su cuidadora sí así que la contestación va cambiando pero siempre con el mismo objetivo: alejarla de la cocina, especialmente del fuego.

Concretamente, hoy le ha llegado a decir hasta que no teníamos huevos para hacer tortillas pero ella siempre tiene la respuesta oportuna y le dijo que entonces iba a pedirle uno a la vecina que también es su cuñada. La cuestión era hacer la tortilla.

Finalmente ha llegado su hijo, quien ella piensa que es su marido, y ha cenado como todos. Entonces ha llegado la hora de irse a dormir pero ella no quiere porque dice que cuando ella se acueste él se va a ir. Por lo que vuelve a empezar otra cantinela, otra pesadilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada