domingo, 5 de febrero de 2012

Un sexto sentido


Parece que no se entera de nada, da la sensación de que no puede seguir la conversación, creemos que no nos oye a veces… pero hay veces que nos deja sin palabras y sin explicación.
En esta ocasión estaba con su hija cuándo le dio fiebre. Se pasó toda la noche con alta temperatura pero por la mañana mejoró. Así como si nada. Adiós fiebre! Aunque seguía estando inquieta e intranquila, no estaba constipada ni tenía ningún síntoma aparente. Qué le pasaba?
Más tarde recibimos la llamada de que el padre de su nuera había enfermado, estaba muy grave y justo durante la siguiente madrugada falleció.
Nadie le dijo nada, nadie le dio esa información porque ella lo pasa mal, sufre muchísimo y, debido a su débil memoria, no puede acordarse de nada. Sin embargo, cuando pasó el funeral y el entierro, ella se relajó, volvió a estar bien, se recuperó como si nada.
Es como si la enfermedad también le desarrollara un sexto sentido que le hace barruntar lo que ocurre aunque no se le diga, como si fuese capaz de adivinar lo que le está pasando a sus seres queridos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada